EN AVIACION NO TIENE CABIDA LA GLORIA Y EL OROPEL

 

 

 

 

 

Todas las empresas que han ido desapareciendo del sector aéreo han gozado en su momento de gloria, o lo que es lo mismo fama y reputación. Las noticias sobre las situaciones de algunas de ellas nos llegan de todos los continentes como Jet Airways, Thomas Cook, Avianca, en fin para que seguir dando nombres si es de todos conocida la situación. Es cierto han tenido o tienen fama y reputación.
Pero también ha abundado en este sector tan complicado y que nunca llegas a entender del todo. La existencia de mucho oropel. En pocas palabras cosas de poco valor y mucha apariencia. El oropel es una lámina de latón que imita al oro. Muchas compañías aéreas podríamos definirlas como casas en las que todo es oropel.
Pero hay un hecho relevante en todo esto, ni más ni menos que muchos se han hecho ricos detrás de muchas de ellas.Pisando en primer lugar las cabezas de sus empleados.
Podríamos preguntar¿ dónde están los 500 millones de dólares que le prestaron a Avianca.?
El afán de manejar los millones que una empresa aérea genera es tan grande que algunas de ellas no han desaparecido como muchos creen por sus resultados económicos. Todo lo contrario yo diría sin equivocarme que muchas han desaparecido por pelotazos impresionantes que las han descapitalizado. Hasta llevarlas al ocaso.
Son tantos los intereses cruzados que importa muy poco a quien se le roba. Si se roba a la empresa le robamos a su equipo humano que trabaja diariamente, así como al accionista honrado.¿ Que puede importar ?. Absolutamente nada. Conozco casos de compañías aéreas que han incorporado aviones sin necesitarlos simplemente por las comisiones en juego.
Obviamente hay excepciones todo hay que mencionarlo. Empresas que están dirijas por auténticos profesionales. Y ahí están peleando contra la competencia no importa el nombre de la misma.
Cuando uno asesora a empresas de transporte aéreo y llaman a un asesor es cuando la situación o el enfermo esta en fase terminal. En algunos casos a base de reducir costos cambiar flota aumentar el load factor precios, aumento de frecuencias y un largo etc uno siente que el enfermo va recuperando. Lo más divertido del tema es cuando uno entra en una sala de juntas los miembros directivos de la aerolínea no sostienen sus blogs de notas entre las manos. Si no todo lo contrario sus manos están aferradas a sus sillas como si el que fuera a exponer sus puntos de vista quisiera moverles las sillas. Y en ese caso con la iglesia hemos topado. Nadie quita sus manos de las sillas. Cuando la intención no es otra más que ayudarles. Otros han creado compañías con el único fin de llegar a bolsa cuanto antes y dar el pelotazo. Pero en los tiempos que vivimos y con la competencia tan feroz no es tan fácil.
Triste muy triste ver desaparecer compañías aéreas y yo he visto a algunas irse fundamentalmente porque sus accionistas querían más y cada año más. Y al final no hay dinero para tantos, alquiladores, combustible, empleados. Las aerolíneas en algunos casos se dirigen con prepotencia, un orgullo mal entendido que nos lleva a situaciones dónde el final suele, digo suele solo. Ser trágico.
Cuando las compañías tienen reputación todos deberían luchar por mantenerla. Pero al final prevalecen los intereses de unos pocos que prefieren tener la casa de “poco valor y mucha apariencia”. El oropel.
Tomas Cano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez + dieciocho =