ALGO DE HUMOR PARA LA SEMANA

Un Judío hombre de negocios de Chicago, envió a su hijo a Israel por un año, con el fin de que absorviera la cultura judía.
Cuando el hijo regresó le dijo:” Papa he pasado una magnifica temporada en Israel”. “Por cierto que me he convertido al cristianismo”. El hombre quedó sorprendido.
Este era un gran problema para él, por lo que pensó en comentarlo a su amigo Ike. Ike le comentó que el también había mandado a su hijo a Israel y que también se había convertido a su regreso al cristianismo.
Ambos pensaron que debeían ir a ver al Rabino para pedirle consejo. Le explcaron el problema, al Rabino le había pasado exactamente lo mismo.
El Rabino dijo con cierta tristeza no se que le pasa a esta gente joven.
Todos unidos se pusieron a rezar a Dios por sus hijos. Cuando terminaron la oración, una voz que venía de los cielos les habló.
“La voz les dijo a mi me pasó lo mismo yo mandé a mi hijo a Israel, y ya todos conoceís el final de como acabó la historía”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez + 18 =