EL IMPERIO DE ILG

No importa que día, a que hora en que mes.Tal vez el año 1990.
El hombre viajaba a Londres con un borrador que le había confeccionado su secretaria.
La propuesta era simple y a la vez complicada.
El Grupo ILG, se hallaba en situación complicada por la denegación de un préstamo de 50 millones de Libras, por parte del LLoyds.
Durante su vuelo. su cabeza giraba entorno a su propuesta a Harry Goodman, Harry era un hombre complicado y en esos momentos pasaba por dificultades de indole personal.
LLegó a su detino y se acercó después desde Victoria Station hasta la oficina Central de ILG.
Le esperaba Peter Smith, Hugh Parry, y por último Harry Goodman.
Fueron derechos al tema, el compraba la compañía aérea en España, siempre que ILG, o cualquiera otra empresa que se decidiera, apoyara la operación, con el fin de conservar el entramado de lineas aéreas que se habían establecido en Europa. Era importante este primer paso para dar el segundo presentar de nuevo el Plan de Negocio al LLOYDS, y conseguir el apoyo tácito de todos, incluidos los bancos españoles involucrados en España.
Solo había dos condiciones la marcha inmediata de José Perez López y Joaquín Solares.y una colateral del abogado López Antón.
No pudo ser por más vueltas que se le dió a la idea no era el momento. La reunión duró más de tres horas.
Con pesar les comunicó que se veía forzado a aceptar la oferta del ” Pedro Pueyo”, sabiendo que su marcha al Grupo Oasis era simplemente cubrir el expediente de limpiar el equipo directivo de Oasis Airlines, operación que ni Jauregui, ni Albizuri o el propio Pueyo quería hacer por cobardía. Pero en ese grupo había un valiente Manuel Salgueiro.
En fin que más da a estas alturas lo que fue o pudo haber sido, yo sigo pensando que” una vida usada cometiendo errores no solo es muy honorable, sino que es más útil que una vida usada no haciendo nada” (Bernard Shaw)
Tomas Cano

2 opiniones en “EL IMPERIO DE ILG”

  1. Yo viví esa época desde mi mostrador de facturación o desde el móvil en una pista despachando vuelos y viviendo vuestra gestión como quien mira a seres supremos de quienes dependía de una forma u otra nuestros destinos. Hablando de Harry Goodman o de Tomas Cano como si les conociésemos de toda la vida e incluso opinando sobre lo bueno o lo malo de sus gestiones,, gestiones que la mayoría de las veces ni siquiera conocíamos. Por eso leo tu Blog y veo que poco sabíamos de lo que pasaba y es interesantisimo conocer aquellos entresijos de los que hablábamos sacando mucho pecho como si hubiésemos asistido a aquel despacho personalmente.

    1. Uno puede una vez construir o lanzar empresas pero ese es el mérito de solo una vez, los que sostienen las empresas son los empleados ellos son el ejemplo a seguir por todos y doy las gracias a todos vosotros por haber hecho esa empresa tan grande, eso es más importante que una vez Un afectuoso abrazo Tomas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − 5 =