EL AJEDREZ Y LA VIDA

Nunca se crea o permita albergar el sentimiento de ser demasiado orgulloso de lo que creemos que somos y presumir de cuál es la posición que tenemos o hemos alcanzado en la vida, porque después de una partida de ajedrez, tanto el rey como los peones terminan en la misma caja en última instancia,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − seis =